Alternativas en energías renovables no convencionales: Energía solar térmica

Nov 23, 2018

[vc_row css_animation=»» row_type=»row» use_row_as_full_screen_section=»no» type=»full_width» angled_section=»no» text_align=»left» background_image_as_pattern=»without_pattern»][vc_column][vc_column_text]Una de las fuentes de energía renovable no convencional es la energía solar térmica o termosolar. En estos momentos, en sitios como España, la termosolar se postula como la fuente de energía complementaria a la eólica y fotovoltaica en substitución de las centrales nucleares, de carbón y gas natural, mientras que en Marruecos y en Dubái ya se está utilizando como energía de respaldo.

Una de las ventajas de este tipo de generación de energía es que aun horas después de que el sol se haya puesto, las plantas termosolares siguen generando energía gracias a su capacidad de almacenaje, en cuanto a esto, podemos hablar de unas 10 horas de servicio continuo.  Por otro lado, la tendencia de reducción de costes de generación de la energía solar termoeléctrica en el mundo ha sido pronunciada en los últimos dos años

Las centrales termosolares con sistemas de almacenamiento cuentan con unos tanques de sales minerales que acumulan el calor del día, como si fueran pilas, para luego liberarlo por la noche y generar electricidad con él entonces. En fotovoltaica y eólica, el sistema de almacenamiento de electricidad aún tiene un alto costo.

Existen dos aplicaciones principales para esta fuente de energía, su principio de funcionamiento es muy similar entre sí:

  • Uso en viviendas e instalaciones pequeñas
  • Grandes centrales de energía solar térmica.

En los sistemas termosolares, los colectores de energía solar térmica son los encargados de captar la energía térmica de la radiación solar. Estos se clasifican como colectores de baja, media y alta temperatura dependiendo de su forma de trabajar. Para la generación de energía eléctrica se suelen utilizar los colectores de alta temperatura, que trabajan a temperaturas superiores a los 500ºC.

En las centrales se concentra el calor en un punto para generar vapor, con el vapor se acciona una turbina para generar energía eléctrica. Una vez generado el calor el funcionamiento de una central de energía solar térmica es muy similar al de una central térmica o una central nuclear. La diferencia radica en que una central térmica el calor para generar el vapor proviene de la combustión de combustibles fósiles, y en una central nuclear, el calor se obtiene fisionando el núcleo de átomos de uranio.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]